26 septiembre 2008

La lección de Randy Pausch



El 18 de septiembre de 2007, el profesor y científico Randy Pausch pronunció una conferencia en la Universidad Carnegie Mellon. Era una tradición académica: la llamada 'Última Lección' (Last Lecture). En la 'Última Lección' el conferenciante expone su testamento intelectual, es su última gran aportación.

En aquella ocasión, la 'Última Lección' iba a ser literalmente eso. Randy Pausch tenía cáncer de páncreas y los médicos le daban entre tres y seis meses de vida. En esa charla lo comunicó por primera vez al público. Afrontó la charla con un humor y sentido común fuera de lo normal. Desde entonces se convirtió en una celebridad.

Murió el 25 de julio de este año.

Impartió una preciosa lección sobre la perseverancia, sobre el optimismo vital, sobre cómo mirar al futuro. Fue una lección de vida y muerte titulada 'Cómo cumplir verdaderamente los sueños de tu infancia'. Un discurso que en YouTube ha sido visto más de tres millones de veces. Inmediatamente se distribuyó a través de internet y se convirtió en un éxito mundial. Después sería la base de un libro escrito junto a Jeff Zaslow, reportero del 'Wall Street Journal', titulado 'The Last Lecture'. Hoy es un 'best-seller' traducido a 32 idiomas que ha vendido más de cinco millones de ejemplares. La famosa presentadora Oprah Winfrey llevó a este profesor a su 'show', donde Pausch dio una versión corta de su intervención en la Carnegie Mellon. Esta vez la pudieron ver millones de personas.

Lo más emocionante, si cabe, es que aquella charla impartida en la Carnegie Mellon no iba, en realidad, dirigida a la audencia allí presente, sino a sus tres hijos de uno, dos y cinco años de edad.

Os dejo los dos vídeos. El primero es la aparición en el programa de Oprah Winfrey (la charla resumida) y el segundo la conferencia en la Carnegie Mellon (la charla completa original). Ambas subtituladas en español.

Poneos cómodos y visionadlos: aprenderéis una buena lección sobre cómo ser más felices.

Versión resumida:




Versión original:



Actualización (30/09/2008): como dice cristinasauq en su comentario, merece la pena visitar la web www.cadenadeoptimismo.org

8 comentarios:

  1. Ha sido impresionante lo que este hombre ha querido transmitir al mundo con su última lección. La conferencia está muy bien, pero hay cosas que el libro dice que en la conferencia no se atrevió a decir. Lo que me quedó es mucho optimismo por parte de Randy, y ganas de continuar la web optimista dedicada a él cadenadeoptimismo.org. ¡Sigue el optimismo de Randy Pausch!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, Cristina. Aún no he leído el libro: me pondré a ello enseguida. La web que dices está muy bien construida y es muy agradable transitar por ella. La recomiendo también.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, me parece impresionante el optimismo que tiene, todos deberiamos seguir su ejemplo

    ResponderEliminar
  4. A mi, sin embargo, me llena de tristeza que una persona con ese valor y coraje nos haya dejado y no hayamos podido hacer nada para evitarlo. La gente así no debería morir nunca. Sus reflexiones llenan y su mensaje tiene que continuar.
    Gracias Randy por tus palabras.

    ResponderEliminar
  5. He leido lo que ha dicho Cristina y me parece una muy buena idea seguir con la cadenadeoptimismo que empezó Randy!! He entrado y me he registrado.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! En el siguiente enlace hay algunos comentarios sobre la trascendencia del testimonio de Randy Pausch, así como un amplio surtido de enlaces hacia "La última lección" en español.

    Libre Congregación Unitaria de México: Comunidad: Randy Pausch y el resto de nosotros

    ResponderEliminar
  7. ejemplo de trabajo, creatividad humildad y deseos de superacion. El doctor Randy es un ser humano inspirador de los mejores valores que todos tenemos, a veces olvidados a veces dormidos.
    Un abrazo Randy, mis respetos a tu memoria, a tu capacidad y a tu humanidad. Adios, o hasta siempre, con respeto: un admirador

    ResponderEliminar
  8. Creo que es una gran lección de vida; todos olvidamos los sueños que tenemos en la infancia y peor aun los cambiamos por pesadillas, por que no seguir con eso ideales con eso que marca nuestra infancia y por que no transmitirlo a nuestros hijos; hagamos un mundo mejor para ellos.
    En donde quiera que este este GRAN hombre creo que ha de estar orgulloso por que no solo dio la platica para esos tres pequeños, si no para todo el mundo.

    ResponderEliminar