21 mayo 2008

El Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, Premio Príncipe de Asturias de las Artes



Acaban de conceder el Premio Príncipe de Asturias de las Artes a un sistema educativo musical integrador que vela por rescatar a los niños en peligro del riesgo de exclusión social (procedentes de bolsas de pobreza, desarraigados, etc).

Además, la calidad musical que alcanzan sus orquestas infantiles y juveniles es extraordinaria. Podéis comprobarlo en este alegre vídeo de un concierto que dieron en los Proms 2007.



Con una destacada calidad técnica y artística, más allá de lo meramente cultural, el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, creado en 1975, se ha convertido en un excepcional movimiento social y educativo para la difusión del arte.

En él participan más de quince mil profesores de distintas nacionalidades que han impartido clases a más de seiscientos mil jóvenes y niños de todo el país, con especial atención a los de menos recursos económicos.

El éxito de este proyecto ha auspiciado el nombramiento del maestro Abreu (el fundador) como delegado especial de la UNESCO para la promoción y difusión del modelo venezolano por todo el mundo.

Se trata de una fundación estatal que agrupa una red de 250 formaciones musicales integradas por niños y jóvenes. Nació con el objetivo de afrontar una reforma integral de la educación musical en Venezuela, y en él ya han colaborado músicos de la talla de

Cientos de miles de jóvenes y niños, muchos de ellos con riesgo de exclusión social y problemas económicos, participan en el conocido como 'El Sistema', arrastrando a sus familiares y amigos. No sólo es el germen de grandes figuras e intérpretes, sino un laboratorio de nuevos públicos entusiastas y con criterio, que viven la música clásica como un fenómeno popular.

"Le regalas a un niño un instrumento y le haces ver que es parte de algo que suena y eso provoca una repercusión en su entorno familiar y comunitario, y el niño gana una autoestima impresionante", explicaba el pasado mes de abril el director español Pablo Mielgo.

El buque insignia de este programa es la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, que dirige el carismático Gustavo Dudamel, que con 27 años se ha convertido en una estrella internacional, y que la pasada semana debutó con gran éxito en Madrid al frente de la Orquesta Nacional de España.

1 comentario:

  1. La Numerofonía de Aschero, se basa en las ciencias matemáticas (geometría y aritmética), en la óptica, en la acústica y en la lingüística, lo que lo hace muy claro y comprensible hasta para niños desde los tres años de edad, en absoluta contraposición con el sistema tradicional de notación musical.
    Utiliza formas geométricas y colores para los más pequeños y a medida que van avanzando en edad y en su aprendizaje, el sistema va incluyendo números enteros y fraccionarios, acompañando al niño en su desarrollo escolar de manera simultánea a su formación académica.
    Es un sistema lógico que permite que todos, pero todos sin excepciones, puedan leer, escribir, interpretar y crear música, culta o popular, incluyendo a adultos, adolescentes, niños y personas con capacidades especiales, sin tener que caer en el absurdo de los bemoles, sostenidos, claves, o tantos otros signos anacrónicos que integran el sistema de notación, para que todos aquellos que aman la música, puedan disfrutarla activa y participativamente, y no tan sólo el 5% de la humanidad, que es lo que ocurre estadísticamente, lo que demuestra el altísimo nivel de analfabetismo existente.
    Por cierto que hay quienes en su deseo de mantener posiciones de elite, pueden oponerse a este cambio revolucionario, pero este código no está dirigido a quienes ya leen música, sino a ese 95% de personas que no lo han logrado con el viejo sistema, incluyendo a un gran número de músicos populares.
    Oponerse a la Numerofonía de Aschero es oponerse a Pitágoras, a Galileo, a Newton. . .
    El objetivo de la investigación del doctor en musicología Sergio Aschero es mejorar la relación entre la música y la gente, a partir de la recuperación de la unión entre la ciencia y el arte, tal como ocurría en la Academia de Atenas de la Antigua Grecia cuando la música era una de las ciencias matemáticas, junto a la aritmética, la geometría y la astronomía.
    Se debe hacer todo lo necesario para que perdure lo verdaderamente profundo, como es la música creada en todas las épocas y en todas las culturas, y no jerarquizar lo superficial, como es atarse a formas vetustas y a signos obsoletos, que se han demostrado absolutamente ineficientes en la alfabetización musical de la mayoría de las personas.
    Este lenguaje ha sido certificado por lo Ministerios de Educación de España e Italia como alternativa al sistema tradicional de notación.
    Si les interesa, desearía tener un contacto con ustedes con el fin de profundizar sobre el tema.

    Mis datos:

    Sergio Aschero
    Doctor en Musicología

    http://www.ascheropus.com.ar
    sergioaschero@gmail.com

    ResponderEliminar